Tratamientos para la Distimia

Cuando hablamos que una persona padece distimia es porque tiene un trastorno psicológico.

Por ello, los tratamientos para la distimia están relacionados con la medicación con antidepresivos, sesiones con un psicólogo o psiquiatra y un cambio en los hábitos de vida.

tratamientos para la distimia

Tipos de tratamientos para la Distemia



Normalmente un especialista te recomendará una solución basada en la combinación de 3 tratamientos: Antidepresivos, Especialista, Nuevas actividades.
Los antidepresivos se pueden combinar o sustituir con terapias naturales como Las flores de Bach (Dependiendo sobretodo del grado y la fuerza de la distemia).

banner-terapia-floral

El tratamiento de la distimia con antidepresivos

Cuando es necesario el uso de antidepresivos en una enfermedad estamos hablando de un tratamiento de medio/largo plazo. La razón es que no es posible ver si la medicación está dando buenos resultados hasta después de varias semanas.

En estos casos, se establecerá una dosis que se irá regulando en función de cómo se sienta el paciente. Pero, en cualquier caso, estamos hablando de un tratamiento para la distimia que tendrá una duración de varios meses.

Hay que prestar especial atención a la hora de dejar de tomar la medicación, y es que no se puede hacer de forma repentina, es necesario un periodo en el que se baje la dosis para que no afecte negativamente al cuerpo.

Las sesiones con el especialista para tratar la distimia

La medicación y el cambio de vida se deben compaginar con un control por parte de un especialista. Este te preguntará sobre cómo te sientes y es necesario que le cuentes todo lo que te preocupa y cómo te sientes.

Además, en algunas ocasiones será él mismo quien te regule la medicación y te propondrá algunas actividades a realizar para cambiar los hábitos diarios.

Nuevas actividades en tu vida diaria

Probablemente es el punto más importante de los tratamientos para la distimia, y es que es necesaria la voluntad del enfermo para salir adelante, no es posible hacerlo con una pastilla o con la terapia con el psicólogo.

En toda terapia para la distimia, se recomienda realizar nuevas actividades, que conseguirán mantenerte distraído y además en la mayoría de ocasiones se conoce gente nueva, ampliando el círculo de relaciones sociales.

El ejercicio puede tomar una importancia grande en la recuperación. Basta con hacerlo durante 45 minutos, 4 ó 5 veces por semana. Junto con una alimentación correcta, el ejercicio te ayudará a desconectar de la rutina diaria y consigue mejorar el estado de ánimo. Además, ten en cuenta que una mayor actividad física hará que te encuentres cansado y te resulte más sencillo al final del día conciliar el sueño.

Aunque parece que hemos hecho una distinción de dos tipos de tratamientos para la distimia, no es así. Son dos partes de un tratamiento completo. Es decir, para una cura lo más rápida y eficaz posible, es necesario combinar los tres puntos.